09 enero 2015

La metamorfosis de Melissa Kimbro a Zoe Voss

¿Qué impulsó a una atractiva modelo con carrera ascendente a dar el salto mortal -¡sin red, señoras y señores, sin red!- hacia el mundo hardcore, dónde se convirtió en una estrella?

Francisco Peña.


Cuenta la leyenda en el universo virtual que en el principio –apenas hace unos años- una chica llamada Melissa Marie Kimbro vivía en Saint Paul, Minnesota, EU, donde no hay otra cosa que los Vikingos (fut americano), los Mellizos (beisbol) y una llanura atascada de malls. A sus 19 es una hermosa chica de pelo negro y unos ojazos verdes de antología; pero vive en una ciudad que le niega realizar sus sueños. No lo sabe entonces pero su malestar existencial, sus altibajos emocionales adolescentes, sus lecturas de Harry Potter, su hartazgo escolar y su nueva vida en una casa de 300 dólares al mes están a punto de sufrir una metamorfosis radical que la transformará en su “otra yo” liberal, Zoe Voss (http://melissakimbro.blogspot.com).


Melissa, ya atraída por el arte y la música, incursiona desde los 16 años en el modelaje profesional donde sigue activa hasta hoy. Claro, Saint Paul no es un centro de la moda así que emigra a Los Angeles. Comienza como todas pero ya se distingue por su tenacidad y decisión: una férrea fuerza de voluntad une a Melissa y Zoe. La joven nacida en Minneapolis, Minnesota, el 4 de enero de 1990 (apenas cumplió 25) destaca por un rostro donde brillan sus grandes ojos verdes enmarcados casi siempre con su pelo corto, y un cuerpo perfecto para modelaje: 1.78 mts, 48 kilos, 81(32A)-65-81. Sigue activa en el medio y su portafolio es muy completo (como se podía ver en http://www.melissakimbro.com que está "estacionado"; o en http://amylynnstraub.com/?p=225 que incluye video). De 2008 a 2010 los llamados se incrementan para modelaje de ropa y fotográfico sofisticado. Pero desde mayo de 2010 Melissa entra en el capullo para formar la crisálida Zoe Voss.





Zoe Voss se volvió su gemela “contestataria”, “supernova” del hardcore, a contracorriente del doble estándar moral predominante en EU, en especial el famoso “cinturón protestante Tea Party de la Biblia” donde nació: puritanos que de día castigan la exposición pública de la sexualidad individual y de noche rompen records de acceso a los sitios porno de internet.


Para lograr su objetivo, fue la primera que usó hábilmente las redes sociales para mantener vivas sus dos personalidades, aunque reservaba a Melissa para su mundo privado / profesional del modelaje y Zoe fue la figura pública en blogs, Twitter y Facebook. Melissa aparece aún en http://twitter.com/#!/melissakimbro mientras que Zoe se expresó en http://twitter.com/#!/zoe_voss (hoy cuenta inactiva pero visible), http://www.facebook.com/ZoeVossx (hoy eliminada) y http://zoevossblog.com (hoy borrada). En este último lugar de la red de vez en cuando aparecía lo mejor de Melissa: su cariño por sus hermanas, su amor por los animales en especial su gata. También, al igual que Scarlett Johannson, usaba la cámara del iPhone como el nuevo espejo para contemplar su propia belleza porque es una imagen permanente y no fugaz como la del espejo común. Estos temas aparecen ahora, con menor frecuencia, en la cuenta de Melissa en Twitter.


Obvio, Zoe le dio a Melissa independencia económica inmediata. Al año una actriz porno gana entre 1 y 3 millones de pesos, en una industria que en 2006 ganó 13 mil millones de dólares. De 2010 a 2012 hizo algo de porno hetero, pero se inclinó hacia videos lésbicos con las productoras Girlfriends Films y Sweeetheart Video (enfocadas al público lésbico) aunque también firmó con la poderosa Kink.com enfocada a especialidades duras. Sus videos XXX aún se pueden ver en sitios como alohatube.com, pornhub.com o redtube.com ¿Qué hizo con el dinero? ¿Se convirtió en productora como Nina Hartley? ¿Cómo Penny Flame, se desintoxicó por adicción al sexo?


No. Zoe fue sólo otra etapa. En 2011 unió esfuerzos con Ela Darling y Dylan Ryan en proyectos de arte como Body Scapes: http://www.youtube.com/watch?v=qWHX1QwIc5w Esta chica rebelde venció al sistema con sus propias reglas. Después de tres años de trabajo sorprendió a los puritanos que la criticaban como modelo pero aún ven a escondidas sus videos porno en la red. Al final de la metamorfosis Zoe dio paso a una Melissa recargada: artista plástica que no está coartada por el mercado, con autonomía financiera para gozar de plena libertad de expresión.



Pero además, con una sangre fría profesional envidiable, se retiró sin ningún remordimiento del mundo porno después de consolidar su autonomía financiera y, con renovado vigor sigue en ascenso en su carrera de modelo profesional.


 Hoy realiza sin problemas frecuentes trabajos de pasarela y fotografía en Los Angeles, Nueva York, e internacionales en países como Japón y el Sudeste asiático (https://www.youtube.com/watch?v=mJ9yf3Y7m9o).





Melissa -antes Zoe- es arquetipo de la nueva mujer joven que tiene claras sus metas, que ejecuta los cambios de carrera que considera necesarios para financiarse y, sin volver la vista atrás -desdeñando cualquier reacción puritana por su anterior trabajo porno- despega en el competido mundo del modelaje profesional donde, de seguro, también se convertirá en estrella.

Pero no por eso dejará de sorprender a sus seguidoras y seguidores que son legión. En diciembre de 2014 Melissa abrió una nueva línea de trabajo en sus actividades: el cine. Es productora ejecutiva del cortometraje Cowboys & Engines, dirigido y escrito por Bryn Pryor, donde también participa el actor Malcom McDowell (Naranja Mecánica, If). Así que no se puede descartar que su crédito se vuelva a ver en pantalla.